CRÓNICA. Chalatenango vence con autoridad a Audaz

Chalatenango logró su segunda victoria en el Sombrero y sueña con la clasificación. 

Redacción: Francisco Hernández / Foto: EDHDeportes

Tras dos partidos fuera de casa, el técnico de Chalatenango, Jheovany Portillo, debutaba en el Clausura 2018 en condición de local con la obligación de ganar por primera vez al mando de los morados. Y así fue, ante un Audaz urgido.

Los apastepecanos llegaban al duelo necesitados de puntos para aprovechar la caída de Sonsonate y a la espera del resultado de Firpo, dos rivales directos en la lucha por la permanencia.

En el primer tiempo, los vicentinos entregaron por completo el terreno de juego y se encerraron atrás esperanzados a un contragolpe; por su parte, Chalate trató de dominar el balón, pero careció de profundidad, algo que desesperó a la afición norteña.

La charla del descanso sirvió para despertar a Chalate y desde el primer minuto de la segunda mitad buscó la meta de los coyotes. El primer aviso: un cabezazo de Moisés Mejía que se fue desviado.

Sin embargo, la revolución morada llegó a partir del minuto 49, cuando Portillo mandó a la cancha a Manuel Otero y José Barahona. “Cayú” se adueño del mediocampo y se encargó de matar las esperanzas de la visita.

Cuatro minutos en el campo fueron suficientes para que Barahona demostrara su talento. De su pie izquierdo nació el pase magistral, en un tiro de esquina, que aprovechó Carlos Angulo para abrir el marcador. El colombiano apareció en elbprimer poste y baño al portero vicentino con un cabezazo exquisito.

Los alacranes seguían presionando hasta que se encontraron con el segundo gol en el 64′. Una gran jugada de Barahona y Rodríguez terminó con el gol de Bladimir Díaz, quien venció a Héctor Portillo desde el borde del área pequeña.

Pero la fiesta no había terminando, faltaba la cereza al pastel. Y ya que hablamos de pastel apareció el cumpleañero de la noche, César Flores, para poner el definitivo 3-0 con un soberbio disparo desde el borde del área, a 11 minutos del final.

El marcador pudo ser mayor, sin embargo Díaz perdió un mano a mano con Portillo en el último suspiro del encuentro tras una gran escapada por toda la banda izquierda.

Así, Chalatenango cumplió con su objetivo y consiguió la segunda victoria en casa, además de cortar la racha de cinco partidos sin ganar y alejarse ocho puntos del descenso.

Comentarios Facebook
Print Friendly, PDF & Email